Inmersión en caliente

En la galvanización, el alambre se limpia primero en un baño ácido y luego se enjuaga.
Se seca después de someterse a un baño de fundente para eliminar los óxidos de la superficie y protegerlo de la oxidación.
Posteriormente, se aplica un revestimiento de zinc sumergiéndolo en zinc fundido. Después de controlar el espesor del revestimiento, se enfría en una serie de cascadas de agua. En esta instancia, se galvaniza el alambre y se lo protege contra la corrosión.
El revestimiento Bezinal® proporciona mayor protección contra la corrosión. El alambre galvanizado se coloca a través de una segunda caldera de aleación de zinc y aluminio fundidos antes de su control y enfriamiento.

Usamos cookies para que pueda tener una experiencia completa en este sitio web. Las cookies son pequeños archivos que se instalan en el navegador principalmente para realizar un seguimiento del uso del sitio o recordar sus ajustes del sitio, pero no nos indican su identidad. Si desea obtener más información sobre cómo usamos estas cookies, lea Política sobre cookies y política de privacidad de los datos.
Cerrar