Inmersión en caliente

En la galvanización, el alambre se limpia primero en un baño ácido y luego se enjuaga.
Se seca después de someterse a un baño de fundente para eliminar los óxidos de la superficie y protegerlo de la oxidación.
Posteriormente, se aplica un revestimiento de zinc sumergiéndolo en zinc fundido. Después de controlar el espesor del revestimiento, se enfría en una serie de cascadas de agua. En esta instancia, se galvaniza el alambre y se lo protege contra la corrosión.
El revestimiento Bezinal® proporciona mayor protección contra la corrosión. El alambre galvanizado se coloca a través de una segunda caldera de aleación de zinc y aluminio fundidos antes de su control y enfriamiento.

We use cookies in order to let you fully experience this website. Cookies are small files we put in your browser to mainly track usage or remember your settings of our site but they don’t tell us who you are. Want to know more about how we use these Cookies please read our Cookie policy and Data privacy policy.
Close