General Motors, Arlington, Texas

 
  

Tipo de proyecto:
> 
Nave de fabricación

Aplicación: 
> 
Suelo cortado a sierra (23 792m²)

Socios: 
> Contratista general: Barton Malow
> Propietario: General Motors
> Contratista: Lloyd Concrete Services, ULTD Concrete Solutions LLC

El contratista general y socio de Bekaert desde hace tiempo, Barton Malow, construyó una losa de hormigón de 23 792 m² en una planta de General Motors en Arlington, Texas. Esta extensa losa de 20 cm de espesor y reforzada con fibra de acero se construyó mediante un único vertido continuo durante un lapso de 33 horas. Hasta la fecha, es el suelo terminado más grande del mundo. El proyecto también fue galardonado con un premio Golden Trowel por su planitud y nivelación, así como por la losa ultragrande pavimentada con láser.

Tom Binkowski, director de autodesarrollo de hormigón de Barton Malow, nos habla de los desafíos de asumir un proyecto tan enorme y de su experiencia de trabajo con el refuerzo de hormigón de fibra de acero Dramix®.   

El desafío

«Para cumplir la fecha de finalización prevista, decidimos realizar el trabajo mediante un único vertido descomunal en lugar de realizar múltiples vertidos de 1860 m², que es un enfoque más tradicional. Acabar las operaciones implicó casi 33 horas consecutivas de colocación, rastrillado, nivelación, fratasado y aserrado. Para hacerlo, mucho personal, equipo, materiales y vehículos estuvieron sobre el terreno en todo momento».

La solución

«Para que el proyecto se desarrollara lo mejor posible, decidimos usar refuerzo de hormigón de fibra de acero. Dramix® nos ayudó a conseguir el rendimiento de hormigón necesario del 2 % con un espesor de 20 cm, y no tuvimos que invertir tiempo ni material adicional en colocar barras de refuerzo. Tuvimos más espacio para movernos y, en última instancia, fueron necesarias menos personas para ejecutar el trabajo. Todas estas ventajas supusieron una reducción de los costes del proyecto de aproximadamente el 15 %».

«Bekaert suministró cuatro cintas transportadoras al proyecto para añadir las fibras al hormigón en la obra. De esta forma, tuvimos un
control total de la calidad de la mezcla de hormigón en todo momento. Las cuatro cintas trabajaron de manera continua durante todo el proyecto. También quedamos encantados con la asistencia de diseño que nos ofreció Bekaert. No cabe duda de que volveremos a trabajar con ellos en futuros proyectos».



General Motor, Arlington Texas

General Motors Arlington Texas